Autobiografía virtual

Mi historia con los blogs

Desde que soy Au Pair he recibido varios mensajes de amigos y conocidos preguntándome acerca de mi experiencia. En ocasiones me preguntan cosas muy concretas (que requieren largas respuestas) y otras me hacen preguntas generales que puedo responder rápidamente. Sea como sea, me di cuenta de que estaría bien ordenar todas esas respuestas y desarrollarlas. Y este blog es el resultado.

Mejor YouTube o Instagram

Me han sugerido más de una vez que para esos fines sería mejor un canal en YouTube o publicaciones en Instagram. Pero, en primer lugar, hasta hace poco, yo no consumía contenido de YouTube (lo sé, ¿y tengo el descaro de decir que soy millenial?). En segundo lugar, todo el trabajo que implica crear contenido para esa plataforma me da pereza.

En cuanto a Instagram…no sé tú pero yo no leo un pie de página que ocupa más que la foto a la que acompaña. No si no está separado en párrafos más cortos de una manera elegante. Esto se debe a que la plataforma no está pensada para textos sino para imágenes y hay que ser creativa/o si se quiere mantener la atención que se captura con una buena foto.

¿Por qué un blog?

Aunque soy consciente de que las dos plataformas son mucho más populares y permiten cierto grado de control en el qué y el cómo de la publicación, siento que con el blog tengo un control casi absoluto de todo. No solo de la disposición del contenido y de las imágenes, sino también de cada detalle del diseño, de cada enlace, de cada imagen…un control que me permite mostrar el contenido tal y como yo quiero.

Eso es importante para mí porque cuando empecé con Blogger, allá en el 2007, tenía la sensación de que un blog se podía decorar y personalizar igual que una habitación digital. ¿Alguien recuerda Habbo Hotel? Yo me siento como si estuviese comprando un mueble cada vez que escribo una entrada y como si estuviese comprando un póster cada vez que diseño la imagen que la acompañará.

habbo-hotel

Blogger

Como la mayoría de los que estábamos descubriendo internet durante la primera década de los 2000, además de los foros, también usé Blogger y LiveJournal. Para empezar, en Blogger trasteaba con los códigos HTML, aprendí a diseñar e instalar plantillas y a editar todo lo posible la estructura del blog.

Cada vez que descubría alguna forma de quitar algo molesto del blog lo compartía mediante una entrada. Había tanta gente buscando como bloquear el click derecho, quitar el molesto “Suscribir a Entradas Atom” o la barra de Blogger, que mi blog recibía bastantes visitas diarias. De hecho, aquí hay un vídeo tutorial que enlaza una de ellas:

LiveJournal

Mi experiencia en esta plataforma fue más personal. Escribía las cosas que hacía cada día: la música que descubría, las películas que veía, los libros que leía…con el tiempo quise convertir mi blog de Blogger en lo que era mi LiveJournal pero nunca lo acabé de conseguir porqué a Blogger siempre llegaban visitantes interesados en códigos y no en mi cotidianidad.

Así que, después de repensar mi uso de las redes sociales —cuando decidí que borraría en la medida de lo posible mi rastro de internet hasta ese momento— eliminé tanto mi blog en Blogger como mi cuenta en LiveJournal. Sí. Aún hay días en los que me arrepiento.

WordPress

Como administradora de taylorswift.es me encargaba de los temas relacionados con el hosting, dominio e instalación de todas las herramientas para publicar. Cuando llevábamos cuatro años con la web, tuve noticias de que crear un sitio web con WordPress era mucho más fácil que diseñar todo desde cero tal y como hacía Giselle (la administradora que se encargaba del diseño).

Sin embargo no nos arriesgamos a intentarlo porqué estábamos acostumbradas a cutenews y WordPress nos parecía muy complicado. Más, esta vez, después de una fugaz experiencia con WordPress.org y del vacío que dejó TSS, tuve muy claro que quería un blog con WordPress y heme aquí.

Expresión escrita

Otro factor que influyó en que me decantara por el blog es la cuestión de la escritura. Mis estudios universitarios hicieron que mi léxico fuese variado y que mi capacidad de expresión escrita fuese óptima, tanto que fui capaz de escribir sobre un tema tan abstracto como son los ángeles. Pero, desde que soy Au Pair y convivo con niños cuya lengua materna no es el español, me he dado cuenta de que para expresarme sobre cualquier asunto uso muchas palabras.

De modo que para explicar historias o dar instrucciones, he simplificado mucho mi lenguaje oral. Es más, puedo decir que los niños me han devuelto la sencillez en el habla. Esto es algo que espero conseguir también en la expresión escrita a través del blog ya que escribir cada publicación requiere otro tipo de léxico y expresión.

Y…

A todo esto, el verdadero motivo es que estoy creando un proyecto que requería un blog como base. La verdad es que me daba muchísima pereza crear el blog porque sé muy bien el trabajo que implica pero lo que está en marcha merece todo el esfuerzo y el tiempo que estoy invirtiendo.

Sobre el proyecto, de momento, puedo desvelar lo siguiente:

  • responde a algunas de mis inquietudes académicas y personales.
  • verá la luz en mayo.
  • será en uno de mis formatos favoritos.
  • participan personas a las que admiro y aprecio.
0

¡Hora de comentar!