Au Pair en Alemania

Porqué decidí ser Au Pair en Alemania

A medida que se acercaba el final de mis estudios universitarios, una acuciante pregunta volvió a atormentarme: ‘¿y ahora qué?’. La respuesta en ese momento fue: he decidido irme de Au Pair a Alemania. En esta entrada explico qué es ser Au Pair, cuándo tomé la decisión, cómo lo hice y porqué.

¿Y ahora qué?

El último curso de Humanidades fue muy intenso porqué además de acabar la carrera, tenía que escribir el trabajo final de grado y compaginar dos ‘trabajos’; uno como becaria por las tardes de lunes a viernes en una de las bibliotecas de la universidad y el otro los sábados y domingos en una tienda de ropa. Puedes leer acerca de lo que descubrí mientras trabajé en esa tienda aquí.

La verdad es que cuarto de Humanidades no fue tan interesante como lo habían sido los anteriores cursos en lo que a las asignaturas obligatorias se refiere. De hecho, sino hubiese sido por las optativas que escogí, habría sido una forma horrible de acabar unos estudios que tantas alegrías me había dado. Sin embargo, el hecho de que no fuese tan absorbente me permitió un rendimiento académico aceptable a pesar de todo.

Pues bien, a medida que se acercaba junio, las preguntas ‘¿qué vas a hacer después?‘ ‘¿y ahora qué?‘ me agobiaban. Es decir, yo quería seguir estudiando y tenía bastante claro qué quería estudiar después pero la idea de proseguir en un ritmo de redactar trabajos y fechas límite condensadas en un año de máster (que es lo que duran en España) me agobiaba aún más. Así que recuperé algunas opciones que ya me había planteado en octubre, cuando escribí esto en una nota en el móvil:

Cada vez cobra más fuerza la idea de irme de au pair un año a Alemania. Me encantaría estar con niños, aprender Alemán, y leer por las noches todo aquello que no he podido leer durante la carrera.

Luego olvidé que lo había escrito y lo recordé justo después de enviar el TFG. En junio.

¿Qué es exactamente eso de ser Au Pair?

Au Pair es una palabra francesa que significa ‘a la par’. Convertirse en Au Pair implica un intercambio en el que una familia de acogida (o host family) te proporciona comida, alojamiento, seguro (en algunos casos el coste lo tienes que asumir tú), paga y curso de idiomas a cambio de tu ayuda con el cuidado de los niños y algunas tareas domésticas.

Te conviertes en la hermana o hermano mayor de los niños: vas a buscarlos al colegio, cocinas para ellos, cuidas de ellos, los ayudas con los deberes, juegas, preparas manualidades, les lees…y te sumerges en su cultura.

Asimismo, debes que adaptarte a la forma de educar a los niños tanto en casa como en el colegio, participas y asistes a las fiestas y las actividades que hay destinadas para ellos (esto es totalmente opcional pero a mí me encanta), etc.

También tienes tiempo libre que puedes aprovechar para viajar. Como dato, la edad para ser Au Pair es desde los 16 hasta los 30 —tengo entendido que 27 si vienes de un país que no es de la Unión Europea—.

Cuándo decidí ser Au Pair

Podría decirse que lo decidí y no lo decidí al momento; pensé que al menos tantearía la opción abriéndome un perfil en AuPairWorld una web que actúa como intermediaria entre las familias que buscan un/una Au Pair (porque lo de ser Au Pair no es solo cosa de chicas ?) y las/los Au Pairs.

No se trata de una agencia y en caso de que se quiera vivir la experiencia en un país fuera de la Unión Europea, necesitarás un visado que deberás tramitar por tu cuenta. Ahora bien, la web proporciona toda la información que necesitan ambas partes, desde qué tipo de visado necesitas —Nueva Zelanda, Estados Unidos, Australia— y cómo conseguirlo hasta cuanto dinero deberías cobrar —cada país tiene sus regulaciones al respecto—, pasando por el modelo de contrato —la Unión Europea tiene uno común— y el número de horas que trabajarás.

Recuerdo que abrí mi perfil en AuPairWorld un viernes y el domingo ya había escogido a la familia. Durante esos tres días me contactaron unas 23 familias. Así que mi primer consejo es este: si estás planteándote la posibilidad de ser Au Pair, una buena opción es empezar a buscar familia a finales de mayo y principios de junio porque las familias comienzan a buscar au pairs para el curso siguiente (septiembre).

Un 80% de las familias que contactaron conmigo buscaban a alguien que hablase inglés con los niños, el 20% restante quería que hablase español. Dado que tenía muy claro que quería ir a Alemania a aprender alemán, decidí que prefería hablar español en casa para reducir el impacto del cambio que ser Au Pair supone.

Me entrevisté con dos familias pero desde el primer momento supe cuál sería la familia que escogería. Hay muchos vídeos de YouTube y muchos blogs que te dan consejos o tips para encontrar a la familia ideal pero en mi caso puedo decir que lo detectas y notas la actitud de los padres:

  • Cómo hablan de sus hijos.
  • Responden a todas tus preguntas extensamente.
  • Te plantean cuestiones que no te habías planteado (en mi caso fue el seguro médico y a terceros, mi madre de acogida me dijo: “estarás asegurada, de forma que si rompes una puerta o manchas la pared lo pagará el seguro”. Esto es importante ya que hay casos en los que los daños o desperfectos se cubren con tu salario/paga que no es precisamente alto).
  • Están dispuestos a hablar con tus padres. Mi madre se puso muy tensa porqué se escuchan cosas terribles sobre chicas a las que engañan con esto de ser Au Pair, así que se tranquilizó un poco (pero no demasiado, al fin y al cabo es una madre) cuando habló con los padres.
  • Te permiten hablar con su actual Au Pair. En mi caso esto fue fundamental.

¿Por qué Alemania?

Loving Frankfurt ❤

Una publicación compartida de Michelle Aguilar (@itsmichelleaguilar) el


El porqué responde a motivos más bien románticos que prácticos (cabe señalar que aquí lo romántico se me está quitando):

  1. Durante la carrera escogí varias asignaturas sobre literatura alemana. Al principio lo hice por descarte puesto que tenía que escoger entre literatura latina, francesa o alemana. Como no hice el bachillerato humanístico no tenía bases de latín así que descarté la latina. En ningún momento consideré la francesa como opción. Al final acabé escogiendo todas las asignaturas sobre literatura alemana que se me ofrecían porque era con la que me sentía más cómoda (y me divertía más) a la hora de analizar, investigar y comentar textos.
  2. Viajé por primera vez a Alemania el verano de 2015 y me quedé totalmente maravillada. Volví para una conferencia durante la Semana Santa del 2017 y supe que quería volver.
  3. Compaginé dos trabajos, la carrera y hacía malabares con mi vida social durante cuarto de Humanidades porqué estaba ahorrando para mi viaje a Japón en julio. Ir a Japón implicaba cumplir mis sueños de infancia y de adolescencia, vivir en Alemania los de mi juventud temprana.
  4. Quería aprender alemán y nunca había recibido clases. Sabía que sería mucho más rápido si me iba a aprender alemán en Alemania. Además, como Au Pair, los cursos a mí no me cuestan nada (los paga la familia).

En resumen, decidí ser Au Pair en Alemania porqué necesitaba tiempo para reposar y repensar ideas. Además, necesitaba un cambio y quería aprender cosas nuevas. Y aunque podría decirse que he conseguido cumplir los objetivos de la nota que escribí en el móvil en octubre —pues estoy aprendiendo alemán, pasando tiempo con niños y leyendo—, no todo es tan ideal como parecía en su momento.

0

¡Hora de comentar!